Advertisement

logo design

viernes, diciembre 11, 2015

Más de dos años después de que el Gobierno anunciara su intención de ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y de que poco a poco se empezaran hacer públicas las evaluaciones que había hecho esa entidad a varios sectores, el Ministerio de Salud dio a conocer los resultados de su examen.

La conclusión, en términos muy resumidos, es que la cartera de Alejandro Gaviria pasó la prueba, aunque aún haya aspectos trascendentales en los que debe mejorar.

En total, como mostró Ian Forde, Analista de Política de la OCDE, se le hicieron a Colombia 48 recomendaciones en términos de salud que el país debe acoger paulatinamente si quiere sumarse a ese selecto grupo internacional.

Según Forde, que ha examinado de cerca al sector desde febrero de 2015, la salud colombiana ha mostrado grandes avances desde que fue aprobada la Ley 100. El principal, quizás, es la gran cobertura que logró el sistema en veinte años. Eso, dice, ha permitido disminuir las brechas de desigualdad. Además, el hecho de que el país esté entre los que menos hacen gastar dinero a sus ciudadanos para cubrir salud, es destacable. “Hay varios elementos de los que el mundo podría aprender de Colombia. Es hora de que abran el segundo capítulo en la historia de la salud”, aseguró.
Salud en ColombiaSin embargo, pese a que el sistema pasó la evaluación, hay algunos puntos esenciales que parecen no marchar por buen camino. Principalmente, se trata de la calidad, la eficiencia del sector y los escasos sistemas de información, que deberían orientarse al ciudadano.

El primer aspecto, de acuerdo con Forde, se podría traducir en ejemplos simples: en Colombia, quienes son diagnosticados con cáncer de mama tienen una tasa de supervivencia del 76 %. El de los países de la OCDE es de 83,5 %. Pero en este tema, tal vez el principal desafío consiste en mejorar los indicadores para que el país pueda ser evaluado internacionalmente. “Ahí hay unos enormes huecos de información”.

Además, el organismo también le da un jalón de orejas al Gobierno para que piense en mejorar una de las grandes debilidades del sistema: la relación entre EPS, IPS y los entes territoriales. “Deben tener marcos de desempeño más exigentes, enfocados en la eficiencia y en los resultados”.// El espectador.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada