Advertisement

logo design

lunes, marzo 03, 2014

El 77% de adolescentes colombianos juegan por diversión. El futbol es el deporte favorito de los pre adolescentes con un 68% de aceptación en las encuestas.

Pasarla bien es la más grande motivación de los pre adolescentes colombianos para olvidar las obligaciones cotidianas, convirtiendo el juego en parte fundamental de su crecimiento y desarrollo, así lo demostró el primer estudio nacional  sobre la importancia del juego en la pre adolescencia, realizada por IPSOS Napoleón Franco para Fanta con preadolescentes entre los 12 y los 15 años de edad, de las ciudades de Cali, Bogotá, Medellín y Barranquilla.

El Gerente de Asuntos Públicos de Coca-Cola, Marco Llinás, explica que para Fanta es importante este estudio, puesto que “la marca siempre busca promover la diversión y el juego en los pre adolescentes, porque sabe que toda actividad ayuda a tener un mejor desarrollo físico, psicológico y cognoscitivo. Son muchos los beneficios que adquieren los jóvenes entre los 12 y los 15 años a la hora de jugar”.

A su vez, la especialista en psicología de la Universidad del Bosque, Luz Helena Buitrago, asegura que “el juego mejora destrezas sociales. La comunicación verbal, la seguridad y el peligro, la libertad y los límites, la cooperación y la tolerancia son descubiertos y practicados repetidas veces a lo largo de los juegos en el desarrollo”.

Estadísticas de ColombiaDe acuerdo con los datos revelados el 56% de los preadolescentes sufren de estrés debido en ocasiones al encierro y las labores estudiantiles, por lo que optan por salir a un parque a jugar y/o practicar un deporte para disminuir la ansiedad.

“Llama la atención en este estudio como más de la mitad de los preadolescentes han  percibido sentirse estresados y cómo, al mismo tiempo,  perciben que la práctica de la actividad física y el compartir social  disminuyen en parte esta sensación” asegura, Buitrago.

Por esta razón, la mayoría de los preadolescentes prefieren  jugar al aire libre, por lo que los padres deben propiciar los espacios para llevar a cabo cualquier actividad física que involucre deportes, juegos activos, o para quienes los prefieren los juegos de mesa, que ayudan fortalecer la memoria y a desarrollar habilidades.

Según el informe, el 77% de los encuestados, juegan por diversión, dejando en un segundo lugar el compartir experiencias con amigos y aprender. En la rutina de los niños hacia el juego, el 67%  de ellos, aseguraron tener más tiempo libre los días Sábados y  Domingos.

En este espacio los adolescentes tienen un sin número de actividades en las que se destaca ver televisión con un 74%, seguido por los deportes, escuchar música y en un cuarto lugar, chatear por facebook.

El baile siempre será sinónimo de diversión. Por lo que los preadolescentes, en especial las mujeres, consideran que bailar hace parte del entretenimiento sano y que debe hacerse al menos una vez por semana, ya sea en casa de amigos, o en sus propias residencias.

Aunque los deportes son una de las actividades impuestas por los padres, resulta convirtiéndose en otro espacio importante de juego para los niños. El Futbol con un 68%, encabeza la lista de las actividades más practicadas en el país, seguida por los juegos en el computador, Facebook y videojuegos, dejando en un último puesto a los juegos de mesa, como el parqués o el dominó, etc.

A estos últimos, conocidos como juegos pasivos no hay que restarle importancia, puesto que ofrecen innumerables beneficios para los jóvenes, en temas como el fortalecimiento de la concentración y atención, memoria a corto y mediano plazo, mejoramiento del pensamiento analítico, creatividad y aumento del desarrollo del lenguaje, entre otros.

Los videojuegos siguen siendo parte importante en el desarrollo de los jóvenes.  Independientemente del estrato socioeconómico o del género, la mayoría de los preadolescentes encuestados cuentan con una consola de Playstation, Xbox o Nintendo en su casa.

En cuanto a las redes sociales, el 90% posee al menos una cuenta para interactuar con sus amigos y conocer nuevas personas. Facebook es favorito con el 98%, por que les permite expresar lo que sienten y medir el grado de aceptación por medio de los “likes” o comentarios.

Buitrago señala que “si bien todas estas funciones del juego son válidas para el preadolescente de hoy, hay que reconocer que, los que han nacido del 2000 para acá, nacieron en el marco de la globalización y el auge mediático. Hay niños expresivos, más autónomos, más críticos, más relacionados con el mundo adulto”.

Todos estos fenómenos se han acompañado de otros cambios sustanciales, como el de las dinámicas familiares en donde como lo señalan diversos estudios sociológicos, los espacios que antes se compartían han sido reemplazados por espacios individuales  impregnados por la tecnología para los adultos, es así como cuando los padres ven televisión, los hijos están frente a su computador o teléfono inteligente.

Para el 79% de las madres encuestadas el uso permanente de la tecnología genera preocupación ante posibles daños cerebrales o déficit de atención en las escuelas, pero principalmente por temor a que sus hijos sean víctimas de personas mal intencionadas en la red.

En este aspecto, La experta señala que “este estudio deja ver que contrarrestar estas preocupaciones se convierte en un nuevo reto en la crianza de preadolescentes para lo que diversas estrategias, entre ellas el control del tiempo y ocupar el tiempo libre en actividades extracurriculares que no involucren la tecnología es algo que ahora abarca el pensamiento, la dinámica y la economía familiar”.

No obstante, las mamás consideran que  si los jóvenes usan estas herramientas tecnológicas de manera  controlada, pueden proporcionar beneficios para su conocimiento, destreza y socialización.

El juego es un espacio vital que les brinda al pre adolescente autoconfianza, lo que conlleva a construir identidad e independencia, influenciados por las redes sociales donde manifiestan sus gustos y preferencias.

Es importante que los padres acompañen durante todos los procesos de desarrollo a sus hijos, a través de actividades físicas, propiciando espacios de juego, ya sean activos o pasivos,  para que los jóvenes estén felices y puedan gozar de buena salud.// Colombia (COM)


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada